5 actividades físicas que ayudan a prevenir enfermedades críticas

prevenir enfermedades críticas
5 actividades físicas que ayudan a prevenir enfermedades críticas
27 junio, 2018 Bárbara Aponte

5 actividades físicas que ayudan a prevenir enfermedades críticas

Seguramente conoces la importancia de prevenir enfermedades críticas. Estas sencillas actividades te ayudarán a hacerlo.

Prevenir enfermedades críticas debería formar parte del plan de salud y bienestar de cada persona. Después de todo, existe un alto riesgo en Puerto Rico de desarrollar muchas de estas enfermedades, como el cáncer, derrame cerebral o fallo renal, entre otras.

Para limitar tu riesgo de desarrollar una enfermedad crítica, los especialistas recomiendan mantener una dieta saludable y una rutina regular de actividad física. Además, quienes padecen de alguna de estas enfermedades pueden utilizar la actividad física como terapia.

Mantener el cuerpo en movimiento tiene múltiples beneficios para la salud. Algunos de ellos incluyen:

  • mejorar la flexibilidad
  • reducir los niveles de estrés y colesterol
  • aumentar la densidad ósea
  • entre otros beneficios

De este modo, la actividad física—leve o moderada—puede ayudar a prevenir enfermedades críticas.

A continuación, 5 actividades físicas recomendadas para prevenir enfermedades críticas:

  1. Caminar

Parece difícil creerlo, pero algo tan básico como caminar podría ser tu mejor aliado para mantener tu salud en buen estado.

Numerosos estudios concluyen que caminar tiene un efecto poderoso en tu salud mental y física. Solo 30 minutos al día, a una velocidad moderada, ayuda a mantener un peso saludable y bajar los niveles de colesterol. Además de mejorar la memoria y tu estado de ánimo, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y muchas otras.

  1. Nadar

Los estudios lo confirman: la natación es el ejercicio perfecto. Este deporte aeróbico tonifica los músculos y ayuda a adelgazar. Además, reduce los niveles de estrés, mejora el rendimiento cardiovascular y el sistema nervioso central. También estabiliza la presión sanguínea y los niveles de colesterol.

Es un entrenamiento idóneo para pacientes asmáticos, pues les ayuda a mejorar su sistema respiratorio. Por otra parte, la natación beneficia a los pacientes de artritis porque reduce la tensión en las articulaciones.

  1. Entrenamiento de fuerza

Cuando escuchas “entrenamiento de fuerza”, quizás lo primero que te viene a la mente es una imagen de físico culturistas profesionales levantando pesas monumentales. Sin embargo, el término abarca desde el uso de pesas y equipo, hasta ejercitar los músculos solo con el peso propio.

Estos ejercicios son esenciales para aumentar la masa muscular y la densidad ósea. Además, ayudan a mantener la flexibilidad de las articulaciones, que a su vez reduce los síntomas de artritis.

También contribuye a un peso saludable y a mejorar el balance. Este último beneficio es particularmente importante para personas de edad avanzada, porque reduce la probabilidad de sufrir caídas y lesiones.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda dos a tres sesiones de 20 a 30 minutos cada semana.

  1. Tai Chi

El tai chi, pronunciado taiji, es un arte marcial chino que aplica la filosofía de las fuerzas del yin y yang al entrenamiento físico. Sus resultados se reflejan en la salud y el bienestar de quienes lo practican.

Contrario a otras artes marciales, este ejercicio es de bajo impacto. Utiliza movimientos circulares—no forzados—por lo que relaja los músculos y no ejerce mucha presión en los tejidos ni articulaciones. Además, reduce el estrés y provee más flexibilidad y balance.

Este ejercicio se ofrece en distintos niveles de dificultad. Por lo tanto, personas de cualquier edad y nivel físico pueden practicarlo.

  1. Bailar

¿Quién dijo que el ejercicio tiene que ser aburrido? Si quieres una actividad física entretenida, versátil y accesible, el baile podría ser el ejercicio idóneo para ti.

Bailar está relacionado con bajos niveles de depresión y estrés. Otros beneficios incluyen pérdida de peso, mejor balance y flexibilidad, más energía y mejor memoria.

Aunque puedes bailar solo, en casa, hacerlo en una clase o entre amistades tiene el beneficio adicional de expandir tu círculo social. Escoge el tipo de baile que prefieras: zumba, tango, hip hop, salsa, etc.

Lo importante es que te mantengas activo. Por lo tanto, escoge la actividad física que más te guste para prevenir enfermedades críticas.

Antes de comenzar cualquier rutina, recuerda consultar con un doctor sobre cuáles ejercicios son más beneficiosos para ti. Asegúrate además de conocer con qué intensidad y frecuencia debes practicarlos.

descarga la guía: cómo prepara un fondo de emergencia familiar

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*