Cómo prevenir un ataque cardiaco

prevenir un ataque cardiaco
Cómo prevenir un ataque cardiaco
18 julio, 2018 Bárbara Aponte

Cómo prevenir un ataque cardiaco

Toma acción para prevenir un ataque cardiaco y conoce qué hacer en caso de sufrir uno.

 Para prevenir un ataque cardiaco, hay que evitar la obstrucción de las arterias coronarias (las que llevan sangre al corazón). Suena más fácil decirlo que hacerlo, ¿no?

También conocidos como infarto cardiaco, o paro cardiaco, estos episodios ocurren cuando alguna obstrucción en las arterias coronarias interrumpe el flujo de sangre y oxígeno al corazón. Si el flujo no se restablece rápidamente, esa parte del músculo cardiaco comienza a morir.

La causa más común de un ataque cardiaco es cuando sucede una ruptura en la placa. La placa es una sustancia compuesta de colesterol y otras células, que se acumula en las paredes de las arterias coronarias. Esta acumulación hace que se vaya reduciendo el flujo de sangre y oxígeno, hasta bloquearlos.

Síntomas de un paro cardiaco

No todas las personas presentan los mismos síntomas de un paro cardiaco. Algunas solo sienten molestias leves. Otras no presentan síntomas. Sin embargo, hay unos signos comunes que indican la ocurrencia de un ataque cardiaco. Estos incluyen, pero no se limitan a:

  • Dolor o molestias en el pecho o en la parte superior del cuerpo (brazos, espalda, cuello, mandíbula, parte superior del estómago)
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas o vómito
  • Mareo y sudor frío
  • Cansancio, falta de energía o dificultad para dormir

Si ya sufriste un paro cardiaco, a lo mejor no presentas los mismos síntomas nuevamente. Es importante visitar al cardiólogo lo antes posible si se tiene alguno de estos síntomas. Si crees que tú o alguien que conoces está teniendo un ataque cardiaco, llama al 9-1-1. 

¿Cómo prevenir un ataque cardiaco?

Cada año unas 715,000 personas en los Estados Unidos sufren de un ataque cardiaco. Además, 600,000 personas fallecen anualmente por enfermedades del corazón. Esta es la causa más común de muertes naturales a nivel nacional.

A pesar de esta cifra alarmante, los expertos en cardiología indican que se puede prevenir un ataque cardiaco y otras enfermedades del corazón. De hecho, al menos 200,000 muertes relacionadas a infartos cardiacos y otros problemas del corazón se pueden evitar.

Existen dos tipos de prevenir un ataque cardiaco: prevención primaria y prevención secundaria. La prevención primaria aplica a todas las personas que aún no han padecido de un infarto cardiaco. Consiste en llevar un estilo de vida saludable como estrategia para prevenir un ataque cardiaco.

Un estilo de vida saludable se logra mediante una dieta balanceada y una rutina de actividad física.

Dieta

La Sociedad Americana del Corazón recomienda que los hombres consuman no más de 36 gramos de azúcar diariamente. Esto equivale a una cucharada repleta de azúcar. Para las mujeres, la recomendación es de no exceder 25 gramos, que equivale a una cucharada de azúcar al ras.

Además del controlar el consumo de azúcar, también debes vigilar tu ingesta de grasas saturadas. La recomendación es no excederse de 300 miligramos de colesterol al día. Aquí hay una guía visual del contenido de grasas y colesterol de algunos alimentos populares.

Otras recomendaciones para una alimentación saludable incluyen aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres y agua. En contraste, debes reducir de tu dieta los alimentos procesados y las bebidas carbonatadas (refrescos).

Ejercicio físico

La actividad física, especialmente los ejercicios aeróbicos, son excelentes para prevenir un ataque cardiaco. Ayuda a nivelar tu presión sanguínea, peso, colesterol y energía. También ayuda a reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo.

Para llevar un estilo de vida activo, basta con hacer 2.5 horas a la semana de ejercicio moderado. Puedes distribuirlo a razón de 30 minutos diarios por cinco días. Algunos ejemplos de actividad física moderada incluye:

  • Caminar
  • Bailar
  • Nadar
  • Correr bicicleta
  • Jardinería

Por otro lado, la prevención secundaria se dirige a quienes ya han sufrido un ataque cardiaco. Es más probable que estas personas padezcan infartos adicionales. Por eso, es más importante para ellos seguir estrategias adicionales de prevención para reducir el riesgo de sufrir otro infarto.

Además de mantener una dieta balanceada y una rutina de ejercicios, deben tomar ciertos medicamentos y evitar hábitos dañinos.

Medicamentos

Luego de sufrir un infarto cardiaco, generalmente se le recetan al paciente medicamentos conocidos como anti-agregantes. Estos permiten que la sangre circule más libremente por las arterias coronarias. Los cardiólogos también recetan medicamentos para reducir los niveles de colesterol.

Controlar factores de riesgo

Por último, los sobrevivientes de un ataque cardiaco tienen que evitar estos factores de riesgo:

  • Estilo de vida sedentario
  • Obesidad
  • Tabaco
  • Colesterol alto
  • Niveles altos de azúcar

Hazte un examen médico regularmente para monitorear tus niveles de azúcar y colesterol. Además, modifica tus hábitos dietéticos y físicos para que mantener un corazón sano.

descarga la guía: cómo prepara un fondo de emergencia familiar

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*