Plan de retiro
Herramientas para un retiro planificado
16 marzo, 2021 Daritcia Rodríguez

Herramientas para un retiro planificado

Un estudio publicado por CNBC reveló que un 25 % de los estadounidenses comienza a ahorrar a los 30 años, un 15 % en los 40 y un 6 % en los 50 años. Pero ¿cuándo comenzar a ahorrar para el retiro? La respuesta es simple: tan pronto como puedas. Lo ideal sería comenzar a ahorrar a partir de los 20 años.
La estabilidad financiera en el retiro no pasa por arte de magia. Es el resultado de una buena planificación, determinación y compromiso. Y aunque es ideal comenzar con bastante tiempo de anticipación, no existe tal cosa como “comenzar tarde”.

¿Tienes las herramientas para comenzar?

No hay duda de que la clave para disfrutar al máximo los años de jubilación es el ahorro planificado. Pero ¿sabes cómo lograrlo?
A continuación, compartimos varias herramientas para lograr un retiro planificado.

Retiro planificado

Herramientas para un retiro planificado

1. Ahorra regularmente

De igual forma en la que separas una partida de tus ingresos para pagar las facturas del agua, la luz, la comida, el teléfono, entre otras cosas; debes separar una para los ahorros. Comienza por identificar, según tus responsabilidades financieras y tus ingresos, un porciento específico completamente destinado a los ahorros para el retiro. Puedes considerar el 10, 15 o 20 porciento de tus ingresos mensuales. También puedes empezar con una cantidad pequeña y luego aumentarla respecto a tus circunstancias. Lo importante es automatizar el ahorro para el retiro.

2. Identificar necesidades y presupuesto

¿Sabías que solo el 40 % de los adultos americanos ha calculado anteriormente cuánto necesitan ahorrar para el retiro? ¡Es momento de que ese número aumente! Para calcular adecuadamente cuánto debes ahorrar para la jubilación, comienza por visualizar tu vida de retirado: qué actividades te gustaría practicar y qué te gustaría apender. También, identifica aquellos gastos como: tratamientos, medicamentos de seguimiento, visitas a médicos especialistas, etc. Piensa cómo te gustaría vivir durante esos 20 o 30 años. Ten en cuenta que, usualmente, es una etapa con mucho tiempo libre y energías.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a pensar en el futuro objetivamente son:

  • ¿A qué edad planificas retirarte?
  • ¿Tu pareja o cónyuge se retirará al mismo tiempo?
  • ¿Piensas mudarte del país o de tu vivienda actual cuando estés retirado? ¿Será a un lugar más económico o a uno más caro?
  • ¿Quieres viajar o practicar algún pasatiempo que puede llegar a ser costoso?
  • ¿Contarás con un seguro médico de extensa cobertura?
  • ¿Tendrás algún ingreso adicional, como una vivienda en alquiler o un negocio establecido?

Al fin y al cabo, lo ideal sería contar con hasta el 80% de tus ingresos anuales en el momento de la jubilación.

3. Considera un plan 401(k) por tu empleador

Un plan de ahorro 401(k) te brinda la oportunidad de prepararte para el retiro. Algunas empresas ofrecen esta oportunidad a sus empleados que consiste en designar automáticamente un por ciento específico del salario del empleado a una cuenta 401(k), mientras la compañía realiza un aportación adicional de manera proporcional a la cantidad determinada.

Por ejemplo, si tú como empleado decides aportar un 5 % de tu salario mensual al plan de retiro, tu empleador podría aportar un equivalente al 2 o 3 % del mismo. El por ciento varía según la compañía y otras características, pero el propósito continúa siendo lo primordial: ahorrar para la jubilación.

4. Benefíciate de una IRA

Una Cuenta de Retiro Individual (IRA, por sus siglas en inglés) es un instrumento de ahorro e inversión con grandes ventajas. Se obtiene fácilmente, te ayuda a ahorrar en impuestos y automatiza las contribuciones para el futuro. Está diseñada para establecer un fondo de ahorros para el retiro. Las aportaciones o primas pagadas son deducibles de tu planilla de contribuciones sobre ingreso. Además, las ganancias o el aumento en el valor en la IRA no pagan impuestos hasta que se retire el dinero.

Existen varios tipos de IRAs:

  • IRA Fija
    La inversión crece según un interés garantizado.
  • IRA Indexada
    La inversión crece basada en el aumento del índice y con protección a la baja del mercado.

Ahorra para tu futuro: damos más por tu ira

5. No utilices tus ahorros de retiro hasta el retiro

Esta es la herramienta principal. En ocasiones, surgen situaciones imprevistas que nos atan financieramente, pero retirar el dinero ahorrado para el retiro no debe ser la opción. Es importante establecer tus metas, proponerte límites y comprometerte con tu futuro. Así tengas 23 o 58 años, solo tú eres el artista de la gran obra que puede llegar a ser tu retiro. Hoy imaginas cómo esperas que sea, mañana actúas sobre ello.

En TOLIC ofrecemos la oportunidad de asegurar la tranquilidad para tu retiro. Para más información sobre cómo puedes pensar en tu futuro mientras inviertes y creces tu dinero, visita www.damosmasportuira.com

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*